top of page

Mexiko: Artikel der "Roten Fahne" übersetzt und veröffentlicht

Aktualisiert: 9. Nov. 2023

Wir freuen uns, dass die mexikanische Nachrichtenseite „Sol Rojo“ unseren Artikel über den „Maya-Zug“ (siehe HIER) ins Spanische übersetzt und veröffentlicht hat. Diese Übersetzung möchten wir hier gerne für alle interessierten Leser und Leserinnen teilen und auch den Link zur Nachrichtenseite veröffentlichen:



Hier der übersetzte Artikel der Nachrichtenseite "Sol Rojo"

Compartimos con quienes nos leen un interesante artículo publicado por el periódico revolucionario Die Rote Fahne de Austria. En este se denuncia de forma general la ola de violencia y despojo alrededor del mal llamado “Tren Maya” y el Corredor Interoceánico, ambos proyectos centrales del gobierno federal. El artículo contiene información del Periódico Mural, prensa popular y democrática de México.



El "Tren Maya" es un proyecto de prestigio de los gobernantes de México. Detrás de esto, sin embargo, se esconde un nicho millonario de dinero de los impuestos que sirve a las ganancias de los monopolios imperialistas y es completamente inútil para la población. El nombre de este "megaproyecto" es cínico y engañoso. El acaparamiento de tierras y la contaminación de las aguas subterráneas van de la mano con la represión del ejército.


El tren previsto recorrerá 1.500 km de vía que dará la vuelta a la Península de Yucatán. El tren de alta velocidad tronará por la región a 160 km/h. Ya está claro que los costos de construcción del megaproyecto superarán los 150.000 millones de pesos (7.400 millones de dólares) previstos por un factor de dos y medio.


Se ha desarrollado un fuerte movimiento de protesta contra el proyecto. En numerosos pueblos se organizan los campesinos pobres y los indígenas por cuya zona se van a construir las vías. Se organizan bloqueos de carreteras. Los residentes de varios pueblos protestan porque sus tierras han sido expropiadas bajo amenazas de violencia para la construcción de las vías del tren y también porque gran parte del medio ambiente está siendo destruido como resultado. Las áreas están siendo deforestadas constantemente, las reservas subterráneas de agua se rellenan para soportar el peso de los trenes, lo que podría envenenar o incluso secar las fuentes de agua de las aldeas. Once kilómetros del "Tren Maya" se extienden a través de la selva, al mismo tiempo que uno de los sistemas de cuevas subterráneas más complejos y sensibles del mundo se ubica en esta sección, que también será sellada parcialmente. Al parecer, López Obrador ya se preparó para la protesta y la resistencia al entregar la construcción del proyecto a los militares. La violencia y el terror también se utilizan como métodos comunes contra la resistencia en la construcción del "Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec". Una franja sangrienta recorrerá el país con el tren maya.


¿Y para qué sirve todo esto? El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador quiere construir su proyecto de prestigio principalmente para impulsar el turismo. Por lo que ni siquiera se pretende que el proyecto deba beneficiar a la población para su movilidad. El transporte ferroviario en México, en el que hay principalmente capital estadounidense, está diseñado en gran medida para el transporte de carga. Ha habido pocas líneas de pasajeros desde que los Ferrocarriles Nacionales de México cerraron en 1997, a excepción de un tren de cercanías que conecta la capital con el estado circundante. Donde hay trenes de pasajeros, estos están diseñados principalmente para el turismo. Esto también se aplica al "Tren Maya", cuyo objetivo es hacer que los principales sitios culturales de los mayas sean fácilmente accesibles. Pero para la población local, muchos de los cuales son mayas, es inútil y una burla.


¿La población sacará algo bueno de este mega proyecto? Ya está claro que los inversionistas extranjeros desviarán todas las ganancias del proyecto, en particular la compañía ferroviaria francesa Alstrom, propietaria de las plantas donde se construyen los vagones del "Tren Maya". El pueblo de México paga la construcción con los impuestos usurpados por el estado - los imperialistas recogen las ganancias.


El medio revolucionario "Periódico Mural" explica: “Este ejemplo ayuda a entender el fenómeno del capitalismo burocrático en los países oprimidos pues, sujeto al dominio del imperialismo, la línea de desarrollo que sigue en la producción industrial se centra en direccionar sus esfuerzos en favor del capital imperialista mientras reduce la participación del país oprimido a sus aspectos comerciales. Dicho de otra forma: la ciencia, la tecnología, los medios de producción, la producción misma, la importación y el capital son propiedad del imperialismo y para su beneficio privado, mientras que la exportación y la comercialización serán la tarea de México en un megaproyecto que une “Tren Maya” y Corredor Interoceánico con una red ferroviaria más extensa” (1). Con tales proyectos, las clases dominantes en México muestran abiertamente su subordinación y su papel de títeres a los intereses de los monopolios extranjeros.


Pero el pueblo mexicano también se ha preparado para la protesta y cuenta con las organizaciones y experiencias de luchas pasadas. El Congreso Nacional Indígena (CNI) y numerosas luchas surgidas en el estado de Oaxaca ya han hecho acciones contra el proyecto. Esto se está desarrollando junto con campañas como la lanzada el año pasado por la “Corriente del Pueblo – Sol Rojo” (como ya antes lo informamos) en contra de la represión. La consigna común es: “Contra los megaproyectos imperialistas de despojo y muerte, ¡combatir y resistir!"


Imagen: Mayan_Train_Map, Trainspotting34, Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0



Commentaires


bottom of page